24 de junio de 2009

Concepto de Salud, Malnutrición, Desnutrición y Sobrealimentación

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la salud es definida como el “estado de completo equilibrio físico, mental, emocional y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.
Existen factores que influyen en la presencia o ausencia de salud. Un reporte del año 1974, realizado por LaLonde en Canadá, menciona cuatro determinantes generales de la salud, las cuales son:
- “Biología humana”
- “Ambiente” (general y doméstico)
- “Forma de vida”
- “Organización del cuidado de la salud”.
Frecuentemente la salud es considerada como un don, como algo que se tiene por suerte o que sólo el medicamento puede ofrecer. Sin embargo, la salud depende de la alimentación, el descanso, los hábitos higiénicos, el tipo de trabajo que se desempeña y del cuidado de la casa y el ambiente; es decir, la salud se mantiene con ayuda de la ciencia y la medicina, pero la mayor parte depende de las acciones que cada quien desempeñe.

La salud se relaciona estrechamente con la alimentación, tal y como se mencionó anteriormente; por ello es muy importante que la familia sepa cómo comer de acuerdo a su edad, sexo, estatura y actividades que realice. Entonces, la salud se puede obtener manteniendo un buen estado nutricional.
En contraparte al mantenimiento de un buen estado nutricional, se encuentra la malnutrición, la cual se debe a las carencias, excesos o desequilibrios en el consumo de nutrientes. Formalmente hablando, el significado del término «malnutrición» también incluye a la desnutrición y la sobrealimentación.
La desnutrición es provocada por la deficiencia de nutrientes. Puede comenzar con la ingesta de una cantidad muy pequeña de alimento durante un largo periodo, lo cual se cataloga como desnutrición primaria; se considera secundaria cuando sus causas son la falta apetito o los problemas de salud que evitan o limitan el uso o absorción de nutrientes, ya sea por enfermedades infecciosas, quemaduras, hipertiroidismo, diabetes, enfermedades pulmonares, de los riñones o problemas psiquiátricos, entre otros más.
De acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para la Agricultura y la Alimentación, en el año 2004 se estimaba que en el mundo había cerca de 840 millones de personas que sufrían algún grado de desnutrición, los cuales no podían disfrutar de una vida saludable y activa. De éstos, 389 millones eran niños, de los cuales 109 millones sufrían insuficiencia de alimentos, 230 millones tenían retraso de crecimiento y 50 millones padecían desnutrición extrema. Esto condena a los niños a tener graves problemas, pues la desnutrición aumenta el riesgo de infecciones, anemia, problemas para cicatrizar, depresión, así como agotamiento físico y mental.
Casi todos los adultos que fueron desnutridos en su infancia, presentan baja estatura, apariencia delgada y músculos poco desarrollados; son menos activos, tienen menor capacidad física para el trabajo, además de poca capacidad de concentración y una actitud pasiva ante lo que les rodea.
Las personas que padecieron desnutrición durante la gestación y el primer año de vida, tienen mayor probabilidad de padecer obesidad (si adquieren la posibilidad de obtención de alimentos posteriormente), diabetes, hipertensión y enfermedad cardiovascular y, por lo tanto, una menor esperanza de vida, un pobre desempeño social, porque son quienes van a obtener los trabajos peor pagados, así como a la perpetuación de la pobreza. Estas personas tendrán hijos con desnutrición crónica, la cual seguirá presentándose en las siguientes generaciones.
Quienes corren mayor riesgo de desnutrición son los niños, debido a las necesidades elevadas de nutrientes por su estado de desarrollo y su dificultad para obtener alimentos; las mujeres embarazadas, porque requieren una mayor cantidad, y los adultos mayores, quienes por su edad y problemas para obtener alimentos, suelen deprimirse y tener mayor probabilidad de padecer enfermedades que les dificultan su estado nutricional.

Por su parte, el término sobrealimentación se refiere a un estado en el que el consumo de alimentos es superior a las necesidades de energía alimentaria, generando sobrepeso u obesidad.